Rajoy y la crisis económica

junio 23, 2008

Hoy he podido ver brevemente la entrevista que Pedro Piqueras, el presentador de Telecinco, ha hecho a Mariano Rajoy. La entrevista ha tenido varios temas candentes, sobre todo respecto a cuestiones internas del Partido Popular y la evidente desunión entre varios sectores, a mi juicio, irreconciliables.

Pero me han llamado gratamente la atención las dos propuestas que ha dado Mariano Rajoy a la galopante crisis que vivimos en nuestro país y, en general, en el mundo capitalista (Cuba y Corea del Norte están continuamente en crisis).

La primera, destinada a mantener a nuestras empresas y la riqueza y puestos de trabajo que generan, tiene por objeto la bajada de impuestos a las PYMES españolas, que dan trabajo al 80 % de los asalariados de nuestro país.

Y la segunda, destinada a facilitar la vida de la familia media española, tiene por objeto aumentar las deducciones en el IRPF por el pago destinado a satisfacer los préstamos hipotecarios.

Porque es cierto que, como bien dijo Manuel Pizarro hace varios meses, donde mejor está el dinero es en el bolsillo de los contribuyentes.

De tanto centrismo y amiguismo gallardonista con Prisa y nacionalistas, temía que D. Mariano terminara recurriendo a la progre (pero ineficaz, como se ha demostrado reiteradamente a lo largo de nuestra reciente historia) medida de subvencionar sectores económicos a través de la coacción recaudatoria, vía impuestos, al resto de españoles.

Anuncios

Soluciones a la crísis

junio 17, 2008

Cuando escucho reiteradamente a Mariano Rajoy exigir al Gobierno que adopte medidas para acabar con la crisis económica tiemblo. ¿Qué medidas pueda adoptar un Gobierno para una situación de incertidumbre como la actual? 

El aumento de las materias primas, como el petróleo, se encuadra dentro de una tendencia global al ascenso en los precios de las materias primas, unido a los efectos de la expansión crediticia generalizada (por ejemplo en el sector inmobiliario), y por tanto, muestra de la fase del ciclo que atravesamos a nivel mundial.

 ¿Y qué puede hacer un Gobierno frente a este fenómeno? En absoluto redistribuir riqueza del conjunto de la sociedad obtenida de forma coactiva (léase impuestos) y subvencionar al sector más violento y con mayor capacidad de chantajear al resto de los ciudadanos. Esta situación estimularía que otros sectores que sufren también la crisis mundial recurrieran a la violencia y que todos reclamáramos a Papa Estado que solucionara nuestras problemas.

La respuesta más adecuada no parece coyuntural sino estructural y puede resumirse en más libertad individual y menos intervencionismo público. Así lo explica Lew Rockwell en un artículo que leo en UDE. En síntesis, el autor recomienda:

 ¿Cuál es la respuesta apropiada en una recesión? Lo primero es no hacer más daño y, cuando hablamos del Gobierno, eso ya es mucho. Luego, en un mundo ideal, deberíamos acabar con la Reserva Federal [sustituir por Banco Central Europeo], reducir el coste de contratación, bajar los impuestos y eliminar los controles ambientales a la exploración y refinación petrolera. Así la recesión duraría poco. De lo contrario, podríamos encarar una larga y dañina recesión.

¿Son estas las medidas a las que se refiere Rajoy cuando exija a Zapatero que adopta medidas para atajar la crisis? Pues, la verdad, lo dudo mucho.


¿Te presentas de una puta vez?

junio 5, 2008

Le espeta el diputado del PP Juan Morano a Juan Costa. Lo cierto es que las críticas, tensiones, discusiones, enfrentamientos y espadas en alto no han faltado en los últimos meses en el Partido Popular. Y, después de todo, ¿nadie se atreve a enfretarse a Mariano Rajoy en el Congreso? Pues vaya…


Luis María Ansón no secunda a Mariano Rajoy

abril 21, 2008

El enfrentamiento en el seno del PP continúa y ahora se suma uno de los periodistas más importantes de las últimas décadas y, probablemente, el mejor referente de la derecha conservadora española desde la Transición. Ha sido director de ABC, uno de los fundadores de La Razón y, desde hace unos meses, Presidente de El Imparcial.

Por si Mariano Rajoy cree que su oposición en el PP se limita a dos periodistas (en clara alusión a Federico Jiménez Losantos y Pedro J. Ramirez) y 25 madrileños, más le vale ir sumando a su lista negra uno más. Y no precisamente uno cualquiera sino el mismismo Luis María Ansón. Este conocido periodista en su artículo de hoy le dedica los siguientes comentarios:

 Francisco Álvarez-Cascos ha reaparecido para decirle a Rajoy las verdades que, en las cenas privadas, proclaman la mayoría de los dirigentes del PP, si bien luego callan como putas en público porque no quieren perder su puesto en la foto”

“No se pueden perder las elecciones por segunda vez y convertir el fracaso en una gloriosa derrota”

“Al día siguiente de su derrota frente a un rival fácil que acumulaba errores y despropósitos, Rajoy debió anunciar elecciones primarias en su partido para elegir democráticamente desde abajo al nuevo presidente. En lugar de eso ha creado un clima artificial y opresivo de que es un traidor el que no respalde su decisión de permanecer al frente del partido”

Más claro, agua.


Mariano enseña los colmillos

abril 20, 2008

Ya nadie oculta el enfrentamiento y la guerra personal e ideológica se muestra con toda su crudeza. Por un lado, una excelente Presidente de la Comunidad de Madrid con unas líneas ideológicas recogidas en su gran discurso del “No me resigno“. Por otro lado, un político que ha perdido dos elecciones generales (una de ellas en el poder y con mayoría absoluta), aunque sin duda un político valioso e íntegro. Del discurso de Rajoy me ha llamado la atención su llamada a la solidaridad con los que más lo necesitan que, aparentemente, Aguirre rechaza. Es cierto que el liberalismo no resuelve del todo la cuestión de la redistribución de la riqueza a aquellos más necesitados. Pero eso no creo que haya sido el caso de Esperanza Aguirre, por ejemplo en matería de Viviendas de Protección Oficial.
Mariano Rajoy ha tenido también palabras muy duras para Pedro J. Ramiréz y Federico Jiménez Losantos al afirmar que a él -como Aguirre- no le han pedido que se presente un periodista o una radio sino los militantes. Pedro J. Ramiréz en su carta del director del 13 de abril calificó a Mariano Rajoy como un eterno segundon que, incluso,  “fue descubriendo el atractivo de su papel como ingenioso y feliz subcampeón y empezó a disfrutar de ese premio de consolación“. Por otro lado, Federico Jiménez Losantos acusó a Rajoy de traicionar a los vivos y se disculpa por haber pedido el voto para él.

En fin, el enfrentamiento es total. Y creo que con este discurso Mariano quiere deshacerse de la acusación de timorato, indeciso y reafirmar su liderazgo. En mi opinión lo ha conseguido. No obstante, algunas precisiones. De un lado sería deseable que utilizara ese tono y vehemencia también contra el PSOE y los nacionalistas y, de otro lado no se equivoque porque Esperanza Aguirre no cuenta sólo con el apoyo de 25 madrileños.