Ferhergón soluciona la crisis

septiembre 29, 2008

Ferhergón elabora el plan que nos salvará a todos del negro agujero en el que nos hayamos. Sin duda, mucho mejor que los 700.000 millones (o billones, que más da) de los contribuyentes americanos defendido por Bush, que las prohibiciones de apostar a la baja de la SEC y la CNMV, que las nacionalizaciones de bancos, que la compra con dinero público de activos valorados muy por encima de su valor o que la emisión de billones (o trillones) de dólares por la FED o euros por el BCE.

Unas propuestas no ya dignas de Obama o ZP (seguro que como lean esto, las copian inmediatamente) sino del propio camarada Stalin. El plan de Ferhergón consiste en:

  1. Prohibir que las acciones de las empresas bajen de precio. Un reducido grupo de funcionarios, supervisados por Pepiño Blanco y Solbes, son capaces de preparar un Real Decreto en un par de tardes.
  2. Obligar a los contribuyentes a comprar acciones de las empresas más afectadas por la crisis. Por supuesto, la obligación no se cumplirá por la simple compra de cualquier valor, sino por aquellos más afectados por la crisis: bancos que invirtieron en estructurados de Lehman Brothers o subprimes, inmobiliarias con serios problemas de liquidez, etc.
  3. Facultar a la CNMV para fijar el precio de las acciones.

George Bush y Henry Paulson estarán encantados con estas medidas. 

 


El comunismo fue peor que Franco

agosto 5, 2008

Con el fallecimiento de Alexandr Solzhenitsin muere uno de los símbolos contra el estalinismo, el comunismo y, en general, la opresión, coacción y tiranía contra el individuo. En estos momentos de reconocimiento a su figura de forma casi unánime, no viene mal recordar alguna verdad incómoda. Así, la comparación que en los años 70 hizo Alexandr Solzhenitsin entre el régimen comunista y el franquismo es contundente y sin posibles matices. Fue mucho peor el comunismo que la dictadura de Franco.

Desde este blog siempre nos hemos declarado liberales y por tanto contrarios a la dictadura de Franco. Sin embargo, la historia es la historia, y por muchos Reales Decretos y Leyes que aprueben los ingenieros sociales de la izquierda nacionalista, no podrán borrar las hemerotecas. Vía Pío Moa, os dejo con las declaraciones del fallecido Premio Nobel:

“Los españoles son absolutamente libres para residir en cualquier parte y de trasladarse a cualquier lugar de España. Nosotros, los soviéticos, no podemos hacerlo en nuestro país. Estamos amarrados a nuestro lugar de residencia por la propiska (registro policial). Las autoridades deciden si tengo derecho a marcharme a tal o cual población (…) Los españoles pueden salir libremente de su país para ir al extranjero (…) En nuestro país estamos como encarcelados. Paseando por Madrid y otras ciudades (…) más de una docena, he podido ver en los kioscos los principales periódicos extranjeros. ¡Me pareció increíble! Si en la Unión Soviética se vendiesen libremente periódicos extranjeros se verían inmediatamente docenas y docenas de manos tendidas y luchando por procurárselos (…) También he observado que en España uno puede utilizar libremente las fotocopiadoras (…) Ningún ciudadano de la Unión Soviética podría hacer una cosa así en nuestro país“.

Tampoco tiene desperdicio la respuesta de los intelectuales de la izquierda española. Según Pío Moa, Juan Benet respondió a  Alexandr la siguiente píldora de tolerancia izquierdista:

Yo creo firmemente que, mientras existan personas como Alexandr Solzhenitsin, los campos de concentración subsistirán y deben subsistir. Tal vez deberían estar un poco mejor guardados, a fin de que personas como Alexandr Solzhenitsin no puedan salir de ellos