Aznar, Rajoy y el Congreso de Valencia

En absoluto me ha sorprendido el frío saludo de Aznar a Mariano Rajoy y el afectuoso abrazo a Ángel Acebes y Esperanza Aguirre. Un Congreso en lo que todo está controlado y reglamentado, en el que no hay alternativa posible ni espacio para la improvisación se mide por los gestos. Y el de ayer de Aznar fue claro y sin matices. Pero, ¿acaso debe sorprendernos?

Rajoy desde que fue elegido por Aznar como su sucesor no ha hecho más que ofenderle. En las elecciones generales de 2004 apenas contó con él para la campaña y a lo largo de los últimos cuatro años muy pocas veces ha revindicado el que, en opinión de muchos, ha sido el mejor presidente de España en democracia. Sin duda cometió errores, pero por mucho que intoxique la izquierda y el nacionalismo, llevó a la derecha democrática nacional a lo más alto durante ocho años, y también a nuestro país. Tras su marcha, la izquierda nacionalista campa a sus anchas gobernando y legislando contra la Constitución, la libertad individual, España como nación y el consenso necesario entre españoles, mientras el PP continúa dando tumbos como un boxeador sonado que puede caerse a la lona en cualquier momento.

José María Aznar es un líder indiscutido, vencedor de las elecciones de 1996 y 2000, en aquella ocasión con mayoría absoluta, y que cumplió su palabra de retirarse tras ocho años de Presidente del Gobierno, regalando a Rajoy un Partido en la cumbre y con una significativa ventaja en todas las encuestas a pocos meses de las elecciones. No hace falta que examinemos qué ha ocurrido desde entonces.

Como contrapartida a su legado sólo ha recibido frialdad mientras ahora se encumbra la ideología (bueno, la ausencia de ideología) de uno de sus grandes enemigos, Alberto Ruiz Gallardón. La derecha acomplejada, el centrismo extremo que pide perdón por sus pecados originales y que agasaja al Grupo Prisa y a cualquier colectivo simpatizante de la izquierda (lobby gay, propulsores de la eutanasia, comunistas, feministas, abertzale, etc.) a la vez que desprecia a la base social de la derecha (liberales, católicos, patriotas, militares, emprendedores…) y sus valores (libre mercado, familia, ausencia de coacción, España, atlantismo…).

Por todo ello, José María, gracias por poner al de Pontevedra en su sitio delante de toda España. Mantengo mi esperanza de que el viaje al centro de ninguna parte capitaneado por Rajoy/Gallardón termine y que la dama de hierro española (u otro líder equivalente) coja el timón de nuestra nave, antes de que sea demasiado tarde, y ya sólo nos quede poner flores en la tumba de nuestra Constitución. Porque muchos ni nos resignamos, ni nos resignaremos y, todavía menos, regalaremos nuestro voto a los que desprecian a sus votantes para ganarse a todos aquellos que les odian y que difícilmente les darán nunca sus votos.

Que la derecha que vivió cómodamente durante la dictadura y miró hacia otro lado mientras el Régimen repudiaba a socialistas y nacionalistas viva acomplejada, es comprensible. Pero que aquellos que hemos nacido y crecido en democracia, con los años de Roldán, los fondos reservados, las continúas subidas de impuestos, la corrupción institucionalizada y el intervencionismo estatal en muchas facetas de la vida pública (y privada), nos vengan Gabilondo, Sopena, María Antonia Iglesias, Bibiana, o su puta madre a darnos lecciones de democracia y a acusarnos de extrema derecha, unos cojones. Somos de derechas, creemos en la libertad individual, desconfiamos de los poderes públicos y defendemos que los españoles tenemos los mismos derechos y obligaciones independientemente de nuestro lugar de nacimiento. Y, al menos yo, no pienso pedir perdón por ello.

Para terminar, me quedo con una frase de Ángel Acebes que me ha emocionado. Al referirse a María San Gil y Regina Otaola en el Congreso de Valencia, y citando a Winston Churchill:

 Nunca tantos le hemos debido tanto a tan pocos. La imagen de Regina Otaola izando la bandera de España en el Ayuntamiento de Lizartza es uno de los momentos más dignos y conmovedores de la historia del PP

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: